Cuentos y novelas con buenos comienzos

Amanecer, Mike DelGaudio (Flickr)

Como lectores nos encontramos por primera vez con un texto al leer sus primeras frases. Por eso el comienzo de un cuento o novela es muy importante. Nos introduce a la historia, tanto en el sentido de meternos en ella, de atraparnos, como en el de presentarnos el género, el mundo y el tono en el que se desarrollará.

Las primeras frases nos atrapan de varias maneras:

– Crean suspenso con una amenaza al bienestar de alguien. No sabemos cómo se va a resolver esa situación y queremos seguir leyendo.

– Generan intriga, preguntas sobre por qué ocurre algo de lo que se narra allí.

– Generan tensión, al presentar un conflicto entre dos o más personas.

– Plantean un reto o ciertas dificultades a los que se enfrenta una persona y queremos saber si las superará.

Estas características se entremezclan, claro está. Por ejemplo, todo conflicto genera suspenso sobre su resolución. Pero lo importante es tener claro que como escritores debemos procurar atraer al lector hacia la historia de alguna manera.

Por otra parte, dijimos que las primeras frases nos presentan el tipo de historia que se va a desarrollar. Esto ocurre de varias maneras:

– ¿Qué tipo de historia es? ¿A qué género pertenece? ¿Es una historia que se desarrolla en un mundo de fantasía, es un relato de suspenso en el mundo contemporáneo o es un romance histórico? Muchas veces esto no queda claro en las primeras frases, pero otras veces el autor sí da elementos en ese sentido.

– ¿En qué ambiente o mundo se desarrolla la historia? ¿En un país en particular o en un planeta de otra galaxia?

– ¿Se trata de una historia ligera o de una historia densa? ¿Su estilo es coloquial o es intrincado?

Como lector y escritor, prefiero los libros de literatura comercial y en ellos es más importante comenzar la historia a un buen ritmo, con el tipo de situaciones descritas al comienzo, es decir, con cierta tensión. Sin embargo, aún en géneros como el suspenso o la novela policíaca esto no es estrictamente necesario. Algunos autores prefieren comenzar con frases no tan impactantes o llamativas y dejar que la tensión vaya creciendo después.

Veamos diversos ejemplos de varios escritores y fijémonos en lo que caracteriza las primeras frases de algunos de sus escritos:

Algunos cuentos y novelas con buenos comienzos

“Se había convertido en un acontecimiento anual. Hoy el destinatario de la flor cumplía ochenta y dos años. Al llegar el paquete, lo abrió y le quitó el papel regalo. Acto seguido, cogió el teléfono y marcó el número de un ex comisario de la policía criminal que, tras jubilarse, se había ido a vivir a orillas del lago Siljan.” (Stieg Larson, Los hombres que no amaban a las mujeres).

¿Por qué alguien recibe una flor de regalo cada año y además al momento de recibirla llama a la policía criminal? Intrigante, sin duda, como es el resto de la trilogía de Stieg Larson.

***

“No saludó al entrar. Yo estaba repasando sobre una badana la mejor de mis navajas. Y cuando lo reconocí me puse a temblar. Pero él no se dio cuenta. Para disimular continué repasando la hoja”. (Hernando Téllez, Espuma y nada más) (Un cuento breve de un escritor colombiano que vale la pena leer. Se puede encontrar en la publicación Ciudad viva o en la revista Soho, entre otros.

En este caso queremos saber por qué el narrador se pone a temblar. ¿Quién es la persona que entra? ¿Es una amenaza para él? ¿Por qué?

***

“El padre Selzinck despertó en mitad de la noche con un cuchillo de pescado en la garganta” (Espía de Dios, Juan Gómez Jurado”).

“Henry Caulder supo por el ruido de las pisadas que venían a matarlo” (Grant Blackwood, “Sacrificial Lion” en Thriller editado por James Patterson).

En ambos casos quedamos en suspenso por la amenaza que se cierne sobre la vida de ambos personajes. ¿Vivirán? También queremos saber por qué los quieren matar.

***

“El señor y la señora Dursley, del número 4 de la calle Privet, se enorgullecían de decir que eran perfectamente normales, muchas gracias. Eran las últimas personas que uno esperaría ver involucradas en algo extraño o misterioso, porque simplemente no estaban de acuerdo con esas cosas”. (J.K. Rowling, Harry Potter and the Sorcerer´s Stone).

En estas frases se plantea el conflicto entre una familia normal, demasiado normal, y el mundo de lo extraño o misterioso. Sabemos que algo fuera de lo normal ocurrirá y queremos saber qué es.

***

“Cuando muere Viktor Strandgård, en realidad no es la primera vez que sucede. Está tumbado de espaldas en la iglesia de la Fuente de Nuestra Fortaleza y mira hacia arriba a través de los enormes ventanales que hay en el techo. Es como si no hubiera nada entre él y el oscuro cielo de invierno” (Åsa Larsson, Aurora boreal)

Así comienzan muchas historias de misterio, con un crimen. ¿Por qué mataron a Viktor? ¿Quién lo mató? En este ejemplo se añade una intriga adicional con la frase “no es la primera vez que sucede”. Además, aquí se presentan el lugar del acontecimiento, una iglesia, y la época del año en que ocurren los hechos, invierno.

“Ciencias del comportamiento, la sección del FBI que se encarga de los asesinatos en serie, está ubicada en el piso inferior del edificio de la Academia en Quántico, medio enterrada en la tierra.” (Thomas Harris, The Silence of the Lambs)

Se nos anuncia que la novela tendrá que ver con un asesino en serie. ¿A quiénes matará y por qué? Además, el autor nos lleva a un lugar de renombre que además tiene algo de misterioso (“medio enterrada en la tierra”). Nos da curiosidad saber qué más ocurre allí.

***

Galaxia Messier 81 (NASA)

“Hari Seldon-…nacido en el año 11988 de la Era Galáctica; murió en el 12069. Las fechas se encuentran con más frecuencia en términos de la presente Era Fundacional como -79 al año 1 E.F.” (Isaac Asimov, Foundation).

Un comienzo con mucha intriga. ¿Por qué se acabó una Era de 12000 años? ¿Qué es la Era Fundacional? ¿Quién es Hari Seldon? ¿Desempeñó un papel en ese cambio de Era? Se nos dice además claramente que se trata de una historia futurista, de ciencia ficción.

***

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea…” (Gabriel García Márquez, Cien años de soledad).

De entrada se nos deja en suspenso e intriga con lo del pelotón de fusilamiento. ¿Lo ejecutarán? ¿Por qué? Las frases además dan el tono del libro: una saga familiar con viviencias curiosas en un lugar remoto.

***

“El socio sénior estudió la hoja de vida por centésima vez y en esta ocasión tampoco encontró nada que le disgustara sobre Michael Y. McDeere, al menos no en el papel. Tenía la inteligencia, la ambición, la apariencia. Y tenía deseos de progresar; se veía en lo que había hecho hasta el momento. Estaba casado y eso era obligatorio. La firma de abogados nunca había contratando un abogado soltero y no miraba con buenos ojos el divorcio, ni a quienes iban tras las mujeres o el trago. En el contrato se especificaba que habría una prueba para detectar drogas.” (John Grisham, The Firm).

Aquí contemplamos un reto, ¿logrará Michael entrar a esa firma? Además hay algo de intriga, ¿qué firma es esa y por qué es tan exigente?

***

“Cuando Brooks entró en la celda el otro ya estaba allí. Sentado al fondo en el jergón cabeceaba hacia delante y hacia atrás, maldiciendo y murmurando algo que solo él entendía o quería entender, ignorándole por completo. Los guardias habían registrado a Brooks de arriba abajo y le habían ordenado que se quitase la corbata y los cordones, más vale prevenir, le habían dicho, nunca se sabe.” (Trato hecho, Ignacio Ferrando Pérez, Ganador Premio Juan Rulfo de Cuento 2007)

Ya es una situación de suspenso entrar a una celda a visitar a un preso. Y aún más si le advierten al visitante que antes se quite la corbata y los cordones.

Este cuento se puede leer en la página web del autor.

***

“Dortmunder se sonó la nariz.

– Guardia –dijo-, no sabe cuando aprecio la atención personal que me presta.

No supo que hacer con el kleenex así que lo volvió una bola y los sostuvo en su puño”

(The Hot Rock, Donald E. Westlake).

El tono de la novela, cómico, queda claramente anunciado. ¿Qué novela comienza con alguien que se suena la nariz y luego hace una bola con el pañuelo desechable para guardarlo en el puño?

Nota: las citas textuales de los libros cuyo título se cita en inglés son traducciones libres.

Anuncios

2 pensamientos en “Cuentos y novelas con buenos comienzos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s