Una vieja camioneta

Ahora sí le va a dar envidia al viejo Emeterio, mi vecino. Porque la camioneta quedó reluciente, como nueva. Incluso en el pueblo, un forastero la elogió: “una joya clásica”. Claro, antes no era más que las latas peladas y Emeterio dele con “ese tiesto está peor que mi azadón”, “corren más mis vacas que esa cafetera”, “Uy, píntela que se la confunden con boñíga”. Gozaba el viejo. Pero ahora sí le va a dar envidia. Y pensar que me tocó arreglarla gracias a él. Porque fui yo quien atropelló sin querer una de sus vacas. Es que la camioneta corre rápido. [Arnulfo Piedrahita].

 

 

Si te gustó, dale compartir:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s