Eficiencia

Tras meses de ganarme la confianza de Héctor, por fin lo acompañaba en su avioneta. Sabíamos que trabajaba para los carteles, pero no cuál era su labor.

-Ahhh, esta parte me recuerda los ochenta -dijo feliz al sobrevolar el norte de Miami Beach-. Era tal la demanda de coca, que dejamos de perder tiempo con pistas lejanas y ocultas. Volábamos hasta acá, y ¿ve las casas después del campo de golf? El patrón compró tres cuadras. No alcanzaba a gastarse todo el billete. Sobrevolábamos bajo y dejábamos caer los atados de droga, sin importar que rompieran techos. Salían directo a las calles o se enviaban al norte en camiones.  

-Fiuuuu -silbé impresionado.

-Esa fue la época dorada -dijo y suspiró-. Luego la DEA empezó a apretar. No ayudó que un paquete cayera en el campo de golf y dañara el green preferido del alcalde.

-Después del once de septiembre sería peor, me imagino -dije para traerlo al presente, lo que me interesaba.

-Claro. Se volvió imposible traerla en avionetas.

-Buen momento para retirarse, entonces.

-Jeje, Alejo, ni tanto. La droga llega al sur de Estados Unidos en submarinos, lanchas, camiones, autos. Pero hay formas más eficientes de llevarla al norte, ¿no?

 

[Alejandro Rodríguez]

Anuncios

Un pensamiento en “Eficiencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s