Misión rescate (The Martian)

The-Martian-Matt-Damon-Hamilton-Watch-5Reseña de la película: Misión rescate (The Martian)

¿Alguna vez se te perdieron las llaves para entrar a tu casa? ¿Alguna vez te dejó un avión, un bus, un transporte que tenías que tomar?

Situaciones molestas, ¿no? Pierdes una cita o tiempo, debes esperar o pagar más para llegar a tu destino.

Pensemos en una situación un poco más estresante: Imagínate que un accidente te dejó inconsciente mientras caminabas en Marte, en una de las primeras misiones humanas de exploración, y que al despertar te das cuenta de que la nave en que llegaste al planeta rojo ya no está.

Se fue.

Te dejaron abandonado en una planeta a millones de kilómetros de la Tierra.

Ese es el comienzo de la película Misión rescate (The Martian), basada en el libro de Andy Weir. El protagonista queda abandonado en Marte y nadie sabe que sobrevivió al accidente.

¿Qué comer? Quedan algunas raciones de los demás tripulantes, ¿pero después?

Difícil hacer un pedido a domicilio.

¿Cómo avisarle a alguien en la tierra?

No hay forma de comunicarse.

¿Cómo volver a casa?

Un viaje a Marte dura años.

La película se desarrolla a partir de esta situación inicial con una tensión constante en la que el protagonista debe solucionar todos las dificultades que se le pueden presentar a alguien en esa situación.

Marte.

Tarde o temprano llegaremos. Soñamos con el planeta rojo. No porque haya algo extraordinario. No encontraremos seres verdes con antenas, ni ciudades subterráneas o un letrero que diga: “humanos, los observamos, sigan adelante”. Seguramente habremos de conformarnos con un desierto rojizo y helado, a lo mejor con algo de agua, como se ha descubierto hace poco.

Pero a los humanos nos gusta explorar, expandirnos. ¿Que en el Polo Norte solo hay hielo? Allá viven los esquimales chupando frío todo el año y los exploradores se pelearon para llegar hasta su centro geográfico. ¿Que el Everest es una montaña peligrosa donde muere mucha gente por avalanchas, caídas y otras calamidades? Ya casi se puede comprar un viaje a la cima en la agencia de viajes del barrio con “todo incluido”. ¿Qué el fondo del mar tiene una presión enorme y no se ve nada? Los millonarios fabrican minisubmarinos para decir “yo estuve allá primero y no morí”.

Algún día colonizaremos Marte. No es por falta de aventureros que el proyecto se detendrá. Al programa MarsOne, que ofrecía, u ofrece si no ha colapsado, un viaje SIN RETORNO a dicho planeta, se presentaron miles de personas de todo el mundo.

Si queremos saber qué es esa aventura, con todos los riesgos que conlleva, podemos inscribirnos para hacer parte de los felices participantes de la misión.

O también podemos ver la película en la comodidad del cine o leer el libro en la tranquilidad de nuestros hogares.

Que los disfruten.

Anuncios