Para comenzar: escribir sin parar

Foto de Javier Volcán (Flickr)

Todos nos hemos enfrentado a la angustia de la página en blanco. Tanto los que escribimos todos los días como los que no.

Se sienta uno frente al computador o frente a la hoja de papel, con ganas de escribir una historia, un cuento, un relato y no se le ocurre nada. Busca aquí y allá en la mente, atrapa una idea pero considera que no es buena, busca por otro lado y no encuentra nada. Le parece a uno que debe ser fácil encontrar algo para escribir pero la página en blanco le grita con su inmaculado color que no lo es tanto.

Me pasó muchas veces antes de lograr que la escritura se me diera más. Me sentaba con la intención de escribir un cuento y poco a poco la angustia me invadía al no encontrar ideas.

Después de trasegar por otros caminos, hace unos años llegué por hábito y por la lectura de textos sobre la escritura (por ejemplo, The Artist’s Way de Julia Cameron o Becoming a Writer de Dorothea Brande)  a la manera para hacer fluir las ideas sobre el papel.

El asunto es sencillo y sirve tanto para quienes quieren escribir como para quienes ya escribimos hace un tiempo y a veces nos topamos de nuevo con el problema de la página en blanco.

¿En qué consiste la receta para lograr que las ideas se proyecten sobre el papel? ¿Cómo se hace para comenzar a escribir? ¿Cómo hacer que la página en blanco deje de estarlo?

No es tan difícil como puede llegar a parecer.

Hay que escribir durante quince minutos al día sin parar y sin pensar en lo que se escribe.

Parece algo muy simple, pero se logra mucho. Es un comienzo, pero un comienzo valioso. Lo más difícil es el primer paso, pero también es el paso más importante. Tanto para escribir un trabajo en la universidad como para escribir un cuento u otra cosa.

Cuando no tenemos el hábito de escribir y queremos escribir algo, estamos llenos de dudas acerca de lo que resultará. “No sé si sea una buena idea, no veo el final, no sé si es una historia interesante, no se me ocurre más que una frase del comienzo, no se me ocurre nada…”, etcétera. Nuestro crítico más feroz, nosotros mismos, no nos deja avanzar pues no pierde oportunidad para señalarnos que lo que escribimos no satisface nuestras propias expectativas.

Pero lo cierto es que a todos se nos ocurren ideas, es cuestión de dejarlas salir.

Más adelante tendremos ocasión de perfeccionar lo que escribimos, de mejorar nuestra narrativa, nuestra capacidad de síntesis, nuestras ideas, pero primero hay que soltar la pluma o, mejor, el teclado.

Por lo tanto, la solución es dejar de pensar, de dudar. Para eso lo que hacemos es escribir sin parar.

¿Por qué quince minutos?

Es un tiempo suficiente para comenzar, para ir tomando el hábito. No es mucho tiempo como para cansarnos de este nuevo ejercicio y no es muy poco.

¿Y sobre qué escribir en esos quince minutos?

Aquí está la parte central del asunto. En esos quince minutos escribiremos sobre cualquier cosa que se nos venga a la mente.

Pero SIN PARAR.

¿Y si no se nos ocurre nada que escribir?

Si no se nos ocurre nada entonces escribimos eso: que no se nos ocurre nada. Y después de eso seguimos escribiendo sobre lo que se nos vaya ocurriendo, porque algo fascinante de la mente humana es que siempre se nos están ocurriendo cosas, por más simples que sean. Pensamos en el clima que hace, en lo que sentimos, en recuerdos, en gente conocida, en fin…

A continuación coloco un ejemplo de cuando comencé a hacer ese ejercicio hace unos años:

Ah, se me olvidaba, al comienzo no se debe parar ni siquiera para corregir errores de ortografía, lo importante es escribir y escribir:

“descansen el n la presencia de lo que dejas ser. Pero que contenido puedeo darle a estos sescirtos, solmanente el contenido del fluir y nada más o qué otras cosas podría hacer, no lo sé , sólo sé por ahora qu es un ehercicio interesnate para realizar , ara desarrollar ciertas habilidades-. Ayer que hic eayer en la mañana me levanté. Escribí las páginas y luego me entré a bañar, me bañé. Salí, me vestí, recogí las cosas, am arreglé, creo que luego me preparé un tinto y luego me puse a hacer la exposición de preseminario, me rindió más que el día anterior. Así que en eso estuve desde más o menos las diez hasta la una y media cuando estuvo el almuerzo listo, y estaba muy concentrado aunque también alcance a sentir algo de estrés. Y así estbaa también cuando salimos después de almuerzo.Había algo de tráfico en la autopista porque un carrotanaque había chocado un carro en el carril central. Era raro ese tipo de tráfico a las 3 de la tarde un sábado, pero el estrellón lo explió todo”

¡Ah tiempos aquellos en los que lo usual era que no hubiera tráfico en Bogotá un sábado a las 3 de la tarde!

No importa el tema de lo que se escriba lo importante es primero soltar las ideas y la imaginación. Conectarnos con la capacidad de nuestra mente de generar ideas constantemente.

Entonces adelante, hagamos el ejercicio. Todos los días, quince minutos, SIN PARAR.

Anuncios

6 pensamientos en “Para comenzar: escribir sin parar

  1. Araceli Benítez (@AraceliEbj)

    Qué tal! Ingresé a tu blog y leí este artículo sobre la escritura. Sé que el miedo a la página en blanco es muy recurrente especialmente en las personas que nos gusta (o nos gustaría) escribir. Yo siempre estoy con el mismo pleito, pienso que cuando se me ocurra algo bueno lo escribiré, el problema es que siento que ese momento nunca llega. Un día me comentaron que Murakami compara la escritura como un deporte, debes sentarte todos los días y escribir algo, lo qué sea, así poco a poco desarrollas tu ingenio y habilidad para escribir. Lo intenté y escribí un cuento; no me gustó mucho, pero funcionó. Ahora me enfrento al obstáculo de hacer de esto un hábito, pues suelo desertar en algunas de las actividades que me propongo.
    Me gustó ver tu ejemplo de cuando empezaste con este ejercicio, así no veré a mis notas como basura, pues ese es otro problema que tengo, borrar lo que escribo porque no me gusta. En fin, espero que poco a poco logre hacer de este ejercicio un hábito y que de ahí salga algo que me agrade, como un blog que quiero hacer sobre reseñas de películas, eso podría ser un buen comienzo.
    Sin más me despido, un saludo.
    Araceli

    Responder
    1. Santiago Restrepo Autor de la entrada

      Hola Araceli, gracias por tu comentario. Sí, creo que todos hemos pasado por lo mismo, pero lo importante es seguir escribiendo porque tarde o temprano encontraremos los elementos o ideas para mejorar! En cuanto al blog sobre reseñas de películas, comiénzalo ya, un blog es un poco más libre que un libro o un cuento y con cada entrada que escribas vas a ir mejorando y se te va a hacer un poco más facil (te aconsejo hacer primero un mapa con frases de la reseña para que se facilite más, una lista de frases: de lo que vas a escribir primero, lo que va después, etc.). Me cuentas cuando lo empieces para seguirlo! Saludos.

      Responder
  2. Pilar

    Gracias por compartir tu ejemplo. Ha sido una ventana abierta a mi bloqueo tras unos años de silencio frente a la escritura. Voy a empezar ahora con los quince minutos. Un saludo.
    Pilar

    Responder
  3. Jorge Orrego

    Santiago, gracias por el material tan bueno que ofreces en tu blog. Lo estoy leyendo con frecuencia. Espero hacer algunos comentarios mas adelante. Le recomendé tu blog a un amigo y ya lo conocía, ya te sigue.
    Muchas gracias,
    Jorge

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s